La historia de Isabel: Cómo ella y su familia aprendieron sobre la osteoporosis y la salud de los huesos.

La historia de Isabel
La familia de Isabel

Mayo de 2007

Esta es la historia de Isabel y cómo ella y su familia aprendieron acerca del la osteoporosis y la salud ósea. La portada tiene fotos de Isabel, su caída, Isabel hablando con su médico, e Isabel y su familia caminando juntos.

La próxima página presenta a los personajes de la historia de Isabel: Isabel, una mujer de mediana edad, su esposo Juan, su yerno Carlos, su hija Elena, su hijo Tony, su nieto Néstor y su madre Doña Carla.

En La Casa De Isabel… Isabel entra a la casa por la puerta de la cocina trayendo bolsas del mercado en los brazos. La cocina está hecha un desastre. Hay palomitas de maíz cocinándose en el microonda. La alarma está sonando “¡Pip! ¡Pip! ¡Pip!” La puerta del refrigerador está abierta. Un rollo de toallas de papel se extiende hasta el piso. El perro está ladrando, “Guau.” La comida y el agua del perro están derramadas en el piso. El teléfono esta timbrando, “Rin Rin Rin” Una pequeña alfombra está fuera de su sitio y se enreda debajo de los pies de Isabel.

Isabel entra a una cocina desorganizada

Isabel usa las caderas para cerrar la puerta del refrigerador con un “Clump.” El perro continúa ladrando, “Guau”. Ella pone las bolsas del mercado sobre el mostrador y calla el “¡Pip! ¡Pip!” del microonda. El teléfono continúa timbrando, “Rin Rin” Isabel corre a contestarlo. Ella dice: “Hola.” Quien está llamando – su yerno – le contesta, “Doña Isabel, habla Carlos. Por favor dígale a Elena que todavía no salgo del trabajo. Llegaré tarde a la fiesta.” La fiesta es para celebrar el cumpleaños de Doña Carla, la madre de Isabel.

Tony, el hijo de Isabel, y varios de sus amigos entran a la cocina. Tony la saluda, “¡Hola, Mamá! ¿Cómo te fue en el trabajo? Un amigo de Tony dice, “¡Hola Doña Isabel!”

La hija de Isabel, Elena, que está embarazada, entra a la cocina junto con su hijo Néstor, que es el nieto de Isabel. Elena dice, “¡Mira lo que traje, mamá! ¡El pastel de cumpleaños!” Elena les muestra el pastel a su madre y a su hermano Tony. Isabel dice, “Gracias, Elena. Tu Esposo llamó. Llegará un poco tarde.”

Isabel, Elena, Néstor, Tony y los amigos de Tony se reúnen en la cocina. Isabel dice, “¿Vieron mi nueva cámara? Voy a tomar fotos en la fiesta.” Mientras les muestra su nueva cámara a su familia y amigos, el teléfono timbra, “Rin Rin”

Juan, el esposo de Isabel está en la casa de Doña Carla. Juan susurra por teléfono, “Hola corazón. ¿Todo listo?” Doña Carla está parada en el fondo poniéndose su abrigo. Isabel contesta, “Casi. No olvides de traer a Mamá por la puerta del costado.” En el patio trasero, Tony está parado en una escalera colgando un cartel de cumpleaños.

La mama de Isabel muestra su cambio en estatura

Más tarde… La familia y amigos de Isabel están reunidos en el patio trasero, esperando a que llegue Doña Carla a su fiesta sorpresa. El cartel enorme que dice “Feliz Cumpleaños” cuelga entre unos árboles que están al fondo. Carlos dice, “¡Llegó abuelita!” La familia y amigos gritan, “¡Sorpresa!” Una amiga de la familia dice, “¡Doña Carla!” Isabel saluda a su madre, “¡Feliz Cumpleaños!”

Isabel, Doña Carla, y Néstor están parados al lado de la puerta trasera que va a la cocina. Néstor dice, “¡Vamos a medirte abuelita!” Doña Carla responde, “Sí…”

Néstor le está agarrando la mano a su bisabuela, y ella dice, “…Ya que es una tradición familiar en los cumpleaños. ¿Verdad?” La estatura de los miembros de la familia están marcadas en el marco de la puerta. Doña Carla se para contra el marco de la puerta. Ella pone la mano encima de la cabeza mientras se mide. Ella dice, “Ya no soy tan alta como antes. Me he encogido con los años.” Isabel se pregunta a sí misma, “¿Me puede pasar lo mismo?”

Luego en la fiesta… En el patio trasero, Doña Carla, su familia y amigos se reúnen alrededor del pastel. Isabel decide tomar una foto. Ella dice, “¡Un momentito! ¡Voy por mi cámara!” Ella entra a la cocina por la puerta trasera.

La familia de Isabel escucha un ruido en la cocina, “¡Pum!” Ellos entran rápidamente a la cocina y encuentran a Isabel en el piso, sobre su costado y aguantándose la muñeca. Ella está adolorida. “¿Estás bien hija mía?” Doña Carla pregunta. Elena pregunta, “Mamá, ¿Qué pasó?” Haciendo una mueca, Isabel dice, “¡Aaay! Me duele. ¡Creo qué me quebré la muñeca!” Juan dice, “¡Vamos, te llevo al hospital!”

Isabel est en el piso, lastimada

Camino al hospital… Isabel, Juan y Doña Carla están en el auto. Juan está manejando rumbo al hospital. Isabel se agarra la muñeca adolorida.

Dos semanas más tarde… Isabel está sentada en la mesa de examen del consultorio del médico. Tiene el brazo en un cabestrillo. Su esposo Juan está parado a su lado. Isabel y Juan están hablando con el médico acerca de los resultados del examen de Isabel. El médico dice, “¿te acuerdas que cuando te fracturaste la muñeca, te mandé a hacer una densitometría para medir la fuerza de los huesos?” “Sí.” responde Isabel.

El médico les explica a Isabel y Juan los resultados de la densitometría. La densitometría: mide la fortaleza de los huesos. Le deja saber si tiene osteoporosis. Es rápida, sencilla y no duele. El médico le dice a Isabel, “los resultados demuestran que tienes osteoporosis.” Ella responde, “¿cómo puede ser? No tengo síntomas.” El médico continúa, “la osteoporosis no tiene síntomas, puede que no se dé cuenta hasta que ocurra una fractura. La pérdida de estatura y la curvatura de la espalda, que se llama cifosis, se consideran como las primeras señales de que existen fracturas en los huesos.”

La doctora habla con Isabel sobre su examen de la densidad sea

Isabel le pregunta a su médico, “¿qué es la osteoporosis?” “La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos haciendo que se quiebren con más facilidad.” El médico le da a Isabel y a Juan un folleto titulado, Mantenga sus huesos sanos… El médico sigue explicando, “como ya has tenido una fractura, tienes mayor riesgo de tener otra más. Es muy importante que cuides tus huesos.”

La osteoporosis se conoce como “la enfermedad silenciosa.” Al principio la osteoporosis no tiene síntomas. A menudo, no se diagnostica hasta después de una fractura. Hay pocas señales de alerta como pérdida de estatura o postura encorvada.

Isabel y su esposo juntos ven los resultados del examen

Juan dice, “doña Carla ha perdido estatura. ¿Quizás ella también tenga osteoporosis? Ella tiene que ver al médico.” Si usted tiene alguna de estas señales de alerta, hable con su médico par ver si debe hacerse una densitometría.

Isabel y su esposo están leyendo el folleto de la salud ósea. Juan dice, “aquí hay buena información para ti Isabel sobre cómo prevenir fracturas en el futuro.” Isabel responde, “estas sugerencias son buenas para toda la familia. Tenemos que asegurarnos que tú, nuestros hijos y nietos tengan huesos saludables.

La doctora

El médico les dice, “aunque la osteoporosis puede afectar a cualquiera, algunas personas corren un riesgo mayor.”

La osteoporosis, factores de riesgo:

  • Sexo: ser mujer
  • Estilos de vida:
    • dieta baja en calcio y vitamina D
    • poca actividad física
    • fumar
    • tomar demasiado alcohol
  • Herencia: historial familiar de osteoporosis
  • Edad: entre más años tenga mayor riesgo
  • Historial médico:
    • menopausia prematura
    • uso prolongado de ciertos medicamentos
    • ciertas enfermedades como son la diabetes y la anorexia nerviosa
Isabel

Isabel lee la lista para la prevención de las caídas. Ella aprende que es muy importante que las personas con osteoporosis prevengan las caídas.

Para prevenir las caídas:

  • Use zapatos con tacones bajos.
  • Examínese la vista periódicamente.
  • Hable con su médico sobre los medicamentos que le causan mareos.
  • Asegure bien todas las alfombras.
  • Mantenga los pisos y las gradas libres de obstáculos.
  • Mantenga los pasillos y las gradas bien iluminadas.
  • Use lamparillas de noche en el baño y el dormitorio.
  • En caso de necesitar lentes o aparatos auditivos, ¡úselos!
Isabel entra a una cocina limpia, cargando bolsas de comida

Tres meses más tarde… Isabel y su esposo entran a la cocina cargando las compras del mercado. Isabel trae una bolsa y Juan tiene la otra. El piso de la cocina está limpio y ordenado. No hay alfombras en el piso. Con una sonrisa Isabel le dice a su esposo, “¡me encanta mi cocina libre de obstáculos!” Su esposo le contesta, “… y así no te volverás a caer.”

Isabel está en la cocina desempacando la compra. Su hija Elena está parada a su lado, cargando al bebé recién nacido. El hijo de Isabel, Tony, está buscando adentro del refrigerador y dice, “se acabaron las gaseosas Mamá.”

Isabel saca un cartón de leche de la bolsa del mercado y responde, responde, “¡tengo algo mucho mejor para ti!” Mientras Tony se sirve un baso de leche, Elena dice, “antes no comprabas tanta leche y quesos.” Isabel responde “¡ahora, siempre pienso en la salud de nuestros huesos! Nunca es demasiado tarde, ni muy temprano, para cuidar de nuestros huesos. Hasta encontré meriendas saludables para los niños.”

He aquí buenos consejos para obtener el calcio suficiente en su dieta:

  • consuma alimentos ricos en calcio especialmente la leche, el queso y el yogur, preferiblemente descremados (‘fat free’) o con bajo contenido de grasa (‘low fat’)
  • incluya en su dieta semillas de girasol, salmón enlatado y sardinas con espinas, y verduras de hojas verdes como el brócoli
  • tome suplementos de calcio (‘calcium supplements’). Pregúntele a su médico si también necesita un suplemento de vitamina D
  • tome jugos de frutas y coma panes y cereales fortificados con calcio.
Alimentos ricos en calcio

Aquí esta la lista de compras de Isabel:

  • Leche
  • Suplementos de calcio
  • El cereal de Tony (fortificado)
  • Yogur congelado para Juan
  • Yogur – el favorito de Elena
  • Jugo de naranja
  • Pescado
  • Brócoli
  • Queso
  • Tortillas de maíz
  • Pudín para Néstor
  • Almendras para mamá
  • sus higos favoritos
Isabel habla con sus hijos sobre cmo mantener los huesos saludables

Isabel está en la cocina con su hijo e hija. Elena está cargando a su bebe recién nacido. Todos ellos están sonriendo. Tony le dice a su madre, “¡cuánto sabes mamá!” Isabel responde, “sé de muchas maneras para cuidar de nuestros huesos.”

5 Pasos Para Tener Huesos Saludables

  • Aumente la actividad física. Algunas actividades buenas para sus huesos son:
    • Caminar
    • Trotar
    • Subir gradas
    • Jugar tenis
    • Bailar
    • Levantamiento de pesas
  • Consuma suficiente calcio y vitamina D.
  • No fume.
  • Hable con su médico sobre la salud de sus huesos.
  • De ser necesario, tome un medicamento que esté aprobado para el tratamiento de las osteoporosis.

La familia de Isabel está en la cocina con el perro. Todos ellos están sonriendo. Juan le dice a Isabel, “¡llegaron tus compañeros de ejercicios!” Isabel le contesta, “¡veamos si hay alguien que nos tome una foto!” La familia de Isabel va al parque a caminar y se llevan al perro.

Si quiere aprender más sobre la salud de los huesos y la osteoporosis, pregúntele a su médico o llame al 1–800–624–2663 para obtener información gratuita.

El fin de la historia y el comienzo de una mejor salud para los huesos de Isabel y su familia.

Publicación de NIH No. 06-5575

Institutos Nacionales de la Salud, Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas

2 AMS Circle
Bethesda,  MD 20892-0001
Teléfono: 202-223-0344
Llame gratis: 800-624-BONE (2663)
TTY: 202-466-4315
Fax: 202-293-2356
Correo electrónico: NIHBoneInfo@mail.nih.gov
Sitio Web: http://www.bones.nih.gov

El Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas de los NIH cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, y con la contribución del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, el Eunice Kennedy Shriver Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales, la Oficina de Investigación sobre la Salud de la Mujer de los NIH, y la Oficina para la Salud de la Mujer del DHHS.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) son parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. (DHHS, por sus siglas en inglés).

Ofrecemos algunas de nuestras publicaciones en español en formato impreso. Para solicitar ejemplares por correo, use el formulario electrónico.